El Museo Larco cuenta con la mayor colección de cerámica erótica del Antiguo Perú