Visitando a “Pachacamac”, la energía de la tierra, como los antiguos peregrinos